Carta a Sika VI [Nada es lo mismo]


08 de Febrero (Ya ha pasado tanto tiempo desde la última vez que...)


Desde la Ciudad de la Rutina



Sika:


Cada vez me convenzo más de que nada es lo mismo. Nada. Vuelves a una rutina tras varios meses de "descanso" y que observas: nada. Raro. Recuerdo que meses atrás contaba los días para volver a aquella rutina universitaria. Ahora, rogaba quedarme en casa, leyendo un excelente libro, viciando Empires toda la tarde, y trabajar en la noche con los "angelitos" de mis primos. Pero, Sika, siempre habrán cosas que te ganen. Pensamiento del perdedor en todo sentido. Trato de corregirlo. Pero sí, los días ya no son iguales, y la sensibilidad cada vez es menor. Que aburrimiento es ésta ya tan conocida rutina. Verles las caras de hipócritas a las personas es jarto. En fin, no todo es perdida. ¿Sabes? La vida es rara. Gracias a Dios por eso. Me dijé que estaría solo por un tiempo, y mira, parece que el nuevo look ha impactado más de lo esperado. Ríete. Yo lo hicé también al escribir esta estupidez. Además también, parece que han llegado los profesores que había esperado durante los tres semestres pasados. Terminaré enamorandome de la carrera gracias a ellos. Y yo que pensaba que ésto de la Licenciatura me terminaría ganando. Estos son algunos botones de los miles que hay en esta metáfora a la que llamamos vida. No te escribí poesia para esta carta; últimamente estoy corto de inspiración. Buscaré alguno que me guste y lo escribiré abajo.



En éstos días



Los recuerdos "pervertidos"
Nublan mi mente
En éstos días
En donde la lluvia aterriza contra el asfalto con furia.
Los días se hacen eternos
Y escapar ya no está en los libretos.
Y que más da
Si los días ya mueren
En el alba del amanecer creciente.
Los besos perdidos en el pasado
Son el pan de cada día,
Y los abrazos perdidos en el verano
Me dan frío en vez de calor humano.
Los recuerdos juegan en mi mente
Como fichas de ajedrez, sin caballos;
Y los suspiros incrementan
Como la respiración entrecortada del llanto.
Las noches son días
Y los días son noches.
Las estrellas se esconden
En ese mar negro, oscuro
Que nos regala el cielo
Que nos quita el infierno.
Y el silencio se vuelve en la Musa
Más preciosa del poeta,
En donde tan sólo una mirada
Basta para volver a volar en los sueños de una noche con estrellas.
Son éstos días
En donde todo cambia de vigías.
En donde
Los sueños y las huidas
Se convierten en enemigas suicidas.
Si, son los días
En que los recuerdos
Nos comen en silencio, y nos dejan
Sin salida.



Espero verte pronto. Hagamos gestiones. No te podés ir sin despedirte como se debe. Surgió una sonrisa con éstos úlrimos versos...

Como siempre, desde el otro lado del silencio, viajando en un tren...


De: El Viajero

No hay comentarios:

Publicar un comentario