Carta a Sika V [La Ciudad de la Neblina]


04 de Diciembre de algún año (¿Antes de Cristo?)


Desde la Ciudad de la Neblina



Maga Sika:


Y llegó Diciembre. Rápido ¿no?. Y no sabes ¡Cuanta emoción me produce! (Sarcasmo). Pero en fin. Llegó el último mes de nuestro absurdo calendario, y con éste la neblina; la linda neblina. Neblina, espesa, que nos traé recuerdos. Tuve que vivir en neblina en una vida pasada. De eso estoy seguro. Te preguntaras ¿recuerdos?. Sí, yo también me pregunto lo mismo. Allegán con la neblina como una pelicula, como un cortometraje, como una pintura de Van Gogh. ¿Qué si aún me preocupo por éstos? No. Nunca. Tan sólo que eso es lo único que tenemos mi dulce Maga Sika: Como viajeros, lo único que poseemos son los recuerdos.


Que más da


Los recuerdos.
Si, aquellos vanos o gratos recuerdos
Abundan en estas horas
De silencio y mucho agravio.
Pero, Sika
¿Qué son los recuerdos?
¿Serán que son las voces de un amor incierto?
Que importa.
Recuerdos...
Recuerdos que allegan a mi mente
En esta tranquilidad tan demente.
Y que más da Sika
Si te comen los recuerdos
Con sus aromas y besos perdidos
En un verano que se ha dejado atrás.
Que más da si el remordimiento llega,
Te atrapa por las venas,
Y te ahoga; dejandote en la locura incierta.
Si,
Que más da Sika,
Que más da que te pregunte si aún me esperas
En aquel puerto que se lleva mis noches serenas.
Si, como sabemos,
Una promesa,
Se cumplirá así la realidad no lo quiera.
Si, Sika
Que más da, si tu mirada,
Perdida en las profundidades de la noche
Es buscada por estos ojos
Para hablar con ellos,
Y expresar con miradas y susurros
Los silencios perdidos en un "Te espero"
Pero espera;
¿Me esperas?
O, ¿Yo te espero?
O mejor ¿Esperamos los dos en el silencio eterno?
En fin Sika,
Que más da...




Si Maga Sika, neblina, linda neblina. Recuerda que la ciudad aún te espera, nuestra ciudad aún nos espera. Hay que viajar un día de éstos, perdernos en ella, y quizás volver a nuestras ciudades. O, si querés, siendo un poco locos, quedarnos en ella. Pero eso es imposible de decirte en palabras. Llegué el primer día a esta ciudad, en donde la neblina es todo y en donde el frío, aburridor frío, domina en las calles adormecidas.


La ciudad me hace recordarte a ti
Añorarte, esperarte.
Si, la ciudad me llama a que te vea
Oh mi dulce viajera.
Esa ciudad tan grande, linda, serena
Aún espera que nos veamos en una calle cualquiera.
Esa ciudad me recuerda
Tu aroma nunca aspirado
En días atrás; en días cualquieras.
La ciudad sigue allí,
Como vos;
Seduciéndome y llamándome
A que me interne en sus locuras y verdades.
Si, Sika
Aquella ciudad,
Me hace rememorar
Tu lindo rostro y mi eterna espera.



Creó que de aquí en adelante las palabras sobran. Trataré de ahorrar palabras; las necesitare para cuando te tenga al frente. Más sé, que eso no servirá. He encontrado tu nombre, y no técnicamente lo halle yo. Vos fuíste la que lo dijiste, y yo tan sólo lo tomé porque me pareció perfecto. "La Maga Sika". Si ese es vuestro nombre. Te escribí algo sobre el nombre, leélo si querés, es la nota que publicaré después de esta. No siendo más, me despido una vez más desde el otro lado del silencio. Aún espero señales de tu ubicación. Qué se yo, regalame más intrigas, como siempre lo sabes hacer cunado respondés las cartas. Más preguntas que respuesta. Lindo. Un beso y un abrazo.


De: El Viajero

No hay comentarios:

Publicar un comentario