Carta a Sika VII [Cuarenta días]


09 de marzo de algún año (Coloca el que querás)


Desde la ciudad de la penitencia



Sika:


Ya nada es lo mismo. Nada. ¿Cómo alguién puede cambiar en tan poco tiempo? Error. Uno no cambia en poco tiempo; todo tiene un proceso, no cambias en una semana, son sucesos con historia. ¿Cómo estás? Espero que estes feliz, y que estés sonriendo. Por aca, todo a cambiado. Nada es igual desde la última vez. Y eso en parte me alegra. Es interesante cambiar. Podés jugar con cosas nunca antes pensadas. Pero en fin. Los últimos días han sido lluviosos y aburridos. Pero, hay alguién quien me ha vuelto mover el piso, eso hace que no todo sea tan monótono. Yo que creía que el amor era ya tan sólo un cuento, una fábula. Más de la nada, surgé esta nena que me hace pensar de nuevo en poemas y en estar serio con alguién. Que raro. Ah Maga Sika !Que rara es esta vida! Por eso es linda. Decidí, para celebrar cuaresma (no sé porqué) colocarme una meta. Son dos en realidad. La primera es en conquistar a esta nena en cuarenta días. Si no lo logro, ya deshecho por un tiempo el amor, y me dedico tan sólo a joder como ahora. La segunda, es leér minímo dos horas por día. Últimamente no he leído, y hoy escrbí un cuento de los de la agenda, y fué pésimo. No puedo perde la linea de escritor. En fin. Aquí te dejo un poema improvisado, sin pensar, tan sólo escribir.


Maga Sika,
Que rara es esta vida
Pero aún es linda.
¿Cómo estás?
Espero que como siempre,
Por aca reina la confusión y el silencio eterno.
Te vuelvo a escribir
Porque sencillamente eres mi confidente silenciosa,
Eres aquella "cosa" que me escucha
Y a la vez me deja en silencio.
Quisiera confesarte algo;
Tú eres la persona más libre que conozco
Y eso es muy interesante.
Por eso, usted señorita linda
Posee mi respeto
Y mi cariño sincero.
Por eso
Es usted La Maga
De mis sueños
Que ya se pierden en un futuro ya pasado.



Sika, sin mentirle, es usted la persona más libre que conozco. A cualquier persona le dejas recuerdos gratos y sonrisas en sus rostros. Eso es difícil; pero tú lo haces naturalmente. Por eso estas cartas, estas confesiones, estos silencios. Ahora después de algunas cartas, quisiera que me contestases algo con una carta escrita por vos. No saques la excusa de que no sabes que escribir; tan sólo escribe lo que se te venga a la mente. Así lo hago yo. (sonrío). Escríbeme para no perder el toque de escribir cartas. No te diré que hagamos gestiones; tal parece que nos volveremos a ver cuando el Destino quiera. Un beso y un abrazo.


De: El Viajero